Cosas que pasan #17

O Negocio.

Cuando habla de Brasil viene a la cabeza una imagen sin filtro: SEXO. Pero comienzas a intelectualizar para no ser tan cruel contigo mismo y entonces piensas en football, pero sabes un poquito más de la vida y le metes bossa, carnavales o en su defecto Olimpiadas. Pero por más que trates de esgrimir la voluntad del cerebro la candidez cognoscitiva te evoca al sexo. Por eso no es difícil entender porqué del éxito internacional de esta serie brasilera creada por el mismo equipo maravilloso de showrunners de Mandrake (a mi parecer mucho mejor en todos los sentidos y que también fue encargo de HBO latinoamerica, capitulo Brasil), no obstante ese no es un mal ejemplo de lo que se hace fuera los standares norteamicanos o europeo sin necesidad de mexicanizarlos por estar hecho en Latinoamérica, si ere de los piensas que los brasileros nos sienten en el mismo continente que ellos.

El negocio del sexo esta contado en tercera persona y sin atropellos sexistas, ni escenas vulgares y mucho menos desmereciendo las características idiomáticas de la sensualidad del portugués. ¿Es una buena serie? Sí.  Pero se volvió un negocio a partir de la tercera temporada y eso la volvió una buena serie y ya. He allí el detalle de este género, es un peligro extenderla sin necesidad o produciéndola con la esperanza que sus personajes pueden crecer por solo ser.

La escritura de este diario de una de sus personajes principales (Luna) es una perspectiva fémina y moderna de la prostitución, y punto. Todo lo demás puede haber estado acreditado a figuras masculinas como es el caso de otro personaje principal, Karin; quien carece de la evolución de la historia central y nos conduce por el aburrimiento seguro de la tercera temporada y que nos trata de vender la  posibilidad que su apéndice masculino también de Magaly pudiera salvar la esencia del show.

Quiero aclarar que no se trata de un tema cultural como muchos han expuesto en distintas columnas en Brasil o en Europa donde ha conseguido un éxito mediano este show, para mi Karin y Magaly son hombres complicados, son hombres con vagina, son hombres postizos que con sus orgasmos eventuales dominan su lado femenino pero perturban como menstruación a cualquiera. Luna las narra porque no las vive igual, su sentido de mujer no le molesta ni le es cómodo de manera absoluta en una sociedad machista y ortodoxa que reniega de la prostitución pero como buena mujer de nuestras latitudes la alienta con machismo, sin que por ello se desmejore su condición de mujer.

Transmitida en estreno se puede mirar online en algunos sites pero lo mejor es conseguirla en DVD porque han aparecido ediciones especiales con escenas un poco más explicitas aun cuando no son necesarias porque tampoco dicen más allá de lo que HBO ya nos da cada semana desde su estreno.

#cosasquepasan #onegocio #elnegocio #karin #luna #magaly  #hbo #brasil #inlove #prostituta #television #frankastellanos #podcast #viernes #inlove #mujeres

o-negocio-hbo-latino-series-serializados-e1408321709530

Cosas que pasan #16

 

Two and half men.

Quizás yo no sea ejemplo para nadie, quizás tampoco hay que serlo. Es más una cuestión de honor que de amor propio el querer serlo y aun habiéndolo asumido como razón de ser en la vida, también tiene que ver con cual estilo de vida se escoge para sentirse satisfecho y así avanzar al punto de ser ejemplo. Nuestra sociedad contemporánea está llena de valores trastocados o de antivalores que generan la discusión ética del cómo ser en la vida para ser exitoso y esa pila de paja que al final es marketing religioso, doctrinante y moralista. Por eso encontrar a un músico, misógino, alcoholizado y profundamente amargado pretendiendo ser feliz sobre la base de los estratagemas de un sistema político y social decadente, nos parece patético pero divertido. Muy divertido.

Creado por el dueto de showrunners y apostadores Lee Aronsonsh y Chuck Lorren y magistralmente interpretado por tres de los actores más clásicos del Hollywood de nuestros días. Jon Cryer y su estilo torpemente físico (Alan Harper), Angus Jones en su estilo “pequeño angelito” (Jake Harper) Charlie Sheen en homónimo papel de alter ego de su vida real (Charlie Harper); este show no es el mejor, ni el más inteligente, ni el más ocurrente, ni el más divertido… es eso lo eso una patética radiografía del sistema que imitamos y que creemos supone nos hará feliz aunque no valgamos un coño de madre.

Ahora pregúntame qué si lo veo. Claro que lo veo y lo re veo. Y me encanta con la excepción de las temporadas donde aparece Ashton Kutcher (es decir, solo 8 temporadas) y a eso es donde quiero llegar. A quien en realidad le importa la vida de alguien que es exitoso por ser buen ejemplo, para entretenerse. Ese doble discurso es sencillamente el que hace del sistema el mejor verdugo. Y sino ponte a leer los grandes clásicos de la literatura como Los Miserables de Víctor Hugo o las grandes películas como La Naranja Mecánica de Stanley Kubrick; es decir, el problema está en quien mira y no en quien define ser o no ejemplo de otros. Esta serie tiene dos partes y la misma gente queriendo decir que lo que les dio el éxito es malo y que a pesar de lo aburrido de ser bueno hay que hacerlo para dar un aburrido ejemplo.

Quiénes sobrevivimos a Charlie Harper.

Evelyn Harper: Todos los padres alcohólicos, dominantes, manipuladores y castrantes. Quienes además tienen real sin ningún tipo de educación ni de instrucción sino la que su oficio, pero que además son la causa de la mayoría de las frustraciones e insatisfacciones de todos quienes ni si quiera tienen un mínimo de satisfacción sexual sin importar su orientación.

Berta: El amigo o la amiga que nos sirve para cambiar el sofá de sitio, que tiene alguna agilidad que nosotros no, que nos hace reír eventualmente, que siempre hay que prestarle dinero o al menos hay que regalarle azúcar, que vive cerca, o que al menos está pendiente de nuestro Facebook pero que al final nunca llevaremos al Cine a no ser a que nos haga el lobby pero no lo lucimos porque es drogadicto de closet, se le nota más el descuido personal que a nosotros mismos, y es prescindible como nosotros mismos para otros a quienes les va mejor socialmente.

Rose: El acosador que todos llevamos dentro y que no nos cansamos de negar. Creamos un correo falso para escribirle a quien no nos para media bola, amenazamos por las redes sociales, somos psicóticos, psicópatas y temibles mitómanos con tal de obtener algún lugar en la vida de quien suele tener el éxito que nosotros nunca tendremos. Incluso esos CHARLIE HARPER que nos han dado la oportunidad de estar a su lado le jodemos la vida porque nuestra ansiedad es tan grande que nuestra vida miserable termina contaminando nuestra mejor temporada con ellos.

Y así pudiera hacer un estudio casi antropológico de cada ítem en este show que no es otra cosa que una justificación a mi teoría.

Las actuaciones de gente como Jaen Lynch (la Doctora de Charlie), Michael Clark (como el vecino exitoso pero bueno) o la despampanante Jenny McKarthy quien embauca a Charlie más de una vez y que acompaña a escribir al equipo los memorables episodios dobles al estilo CSI de la quinta temporada hacen ver más grande al ya consolidado equipo de actores, escritores y productores secundarios que por demás hicieron todo por no fomentar el culto a la personalidad de quien engendro a muchos fracasados para los parangones de un mundo globalizado.

La CBS nunca antes había tenido tanto éxito en un SITCOM, desde que lograron posicionar MASH en los 70s. No obstante este fenómeno logro superarlo todo e hizo que Charlie Sheen depende de las drogas, viva al borde con virulento HIV y sienta un poco más de ansiedad que el resto de los humanos a pesar de su sexo adicción.

#cosasquepasan #twoandhalfmen  #cbs #charlieharper #sistema #california  #television #frankastellanos #podcast #miercoles #inlove #wordpress

 

01charlie-sheen-HIV

Cosas que pasan #15

netr

11 series que tiene NETFLIX y que alguna vez pensé que podían gustarme.

A mis 48 años he visto algunas cosas más o menos buenas y otras más o menos malas, pero hay otras que son esencialmente malas como para advertir a quienes respeto y quiero que no las vean y que si lo van a hacer asuman como gusto culposo, como cuando yo escucho a ABBA. Esta lista es la primera de muchas otras que hare no solo para resumir sino porque infiero que puede ser útil. Además utilizo a NETFLIX como referencia porque al final se pueden conseguir en la red sin pagar nada o en el quiosko de la esquina.  Este orden es aleatorio, al menos esta vez.

 

Once. Under the dome.

11

Me encanto el cuentico en la primera temporada, tanto que asumí que era un “fan enamorado”, estaba embrujado por el encantador guion de Stephen King y la funcionabilidad del género gettho blanco creado por los gringos pero cuando llego la segunda temporada llegue al punto de dormirme en el tercer capítulo.  Fastidiosa y rebuscada.

Diez. KDABRA.

10

Me forcé a verla por razones meramente solidarias con Latinoamérica, y el equipo de gente conocida en FOX Colombia. Además acababa de ver EPITAFIOS de HBO Argentina y la ame. Pero cuando se acaba el tercer capítulo sientes que le debes a tu vida tres horas. Previsible, melodramática y muy simplista.

Nueve. Glee.

09

Soy gay responsable. De esos que no le da pena que me gusten los musicales, en especial los producidos en Broadway y de las películas que se producen con el mismo corte, pero luego de ver la primera temporada de este show ya lo viste todo. Mas marico y me quito las uñas de los dedos de los pies. Gracias pero ni los discos sirven por mas polifonías y covers que se afanen en hacer.

Ocho. The glades.

08

La promesa de hacer LAS VEGAS de los 80’s en los EVERGLADES de Florida se quedó en eso, en pura promesa. Un investigador privado parecido a todos que resuelve al estilo CSI casos de MIAMI VICE. Ni el tipo esta chévere.

Siete. Hot in Cleaveland.

07

Por aquello de Sex in the city, esta serie parecía una versión más barata pero bastante más amigable a todas las audiencias. Eso solo eso, una imitación barata y nada inteligente en tono de comedia de todas las damas desesperadas casadas, divorciadas, viudas o lesbianas. Un fiasco.

Seis. Chicago Code.

06

Hasta cuándo abogados y detectives se hacen ver cómo la gente más arrecha que hay en la tierra. Televisión de franquicia e imitación. Sus tres primeros capítulos son películas que nunca filmo nadie en los 70’s por malas. Mediocre.

Cinco. Homeland.

05

La CIA encargo este show y le salió de perlas. Propaganda de la más pura y hitleriana. Un castigo para quienes somos progresistas y un insulto a quienes tienen algo de capacidad de razonamiento lógico ante los temas políticos del mundo occidental actual. Da lástima y pena ajena dan las audiencias fanáticas de este show.

Cuatro. Lynch.

04

Si pudiera pedirle a alguien que me dijera que le pareció este show al momento de salir, nadie me dijera ni pio. Es fácil de olvidar. Esta serie colombiana quiso mezclar demasiados elementos del cine de autor con la clave de producción de los grandes estudios como FOX o HBO y lo que logró fue  novelita de bolsillo para hombres. Fofa.

Tres. The client list.

03

Sin moralismos esta es una mezcla entre SIN TETAS NO HAY PARAISO, LA PREPAGO, y las historias que quedan detrás de cada Miss Venezuela. Pensé que aparte del morbo inicial de las primeras escenas podría superar mi expectativa de drama edulcorado con silicona, pero más rápido que inmediatamente se olvida la trama de cada episodio. Dantesca.

Dos. EastSiders.

02

La peor serie web-gay jamás hecha en el mundo. Muy mala.

Uno. Fuller House.

01

¿Puede una serie ser peor que su ya mala precuela? Sí. Esta. Ni cuando las hermanitas Olsen eran chiquiticas esta comedia fue buena, ahora que crecieron y no están es peor. Gafa.

Cosas que pasan #14

The night of.

Valencia es una ciudad que no ha variado mucho en los últimos 20 años, porque sus habitantes han asimilado su idiosincrasia; es desoladora, aburrida, amargada, inculta y sobre toda petulante; aun así tiene gente más o bueno buena y gente mala. Arquitectónicamente es igual, lo que la hace una ciudad sin patrón fotográfico. Caracas es una ciudad que ha variado en los últimos 20 muchísimo, porque sus habitantes (a pesar de cultivar el agrado, la simpatía y la urbanidad) están en constante expansión de saberes y deberes. Pero con solo fotografiar aunque sea la sombra del Ávila (nombrada como Wuaraira Repano, desde antes de las cámaras) entonces uno sabe que fue allí que de documentó la imagen. México, Paris, rio de Janeiro y tantas otras capitales del mundo se la pasan siendo fotografiadas pero es MUY difícil saber cómo son sus habitantes hasta que uno no va, no la camina, no habla con sus habitantes, no respira su amanecer o se tiene que calar a los extraños turistas. Nueva York creo que una única; de las ciudades que conozco en el mundo es la más exacta a cada foto que se registra. NYC es densa, espesa, culta, cultivada, engendra a Trump y Naz Khan; este último el personaje principal de The Night Of. Igual da que sea a color o en blanco y negro, hemos visto tanto a NYC que creemos conocerla.

Y es que hay cada serie hecha allí que es muy fácil situarse en ella siendo solo un espectador. Daredebil, Friends, Seinfield, Mad about you, Law and Order,  y hasta Sex and The City nos hizo pensar que allí nadie se muere de hambre (pero si de amor) con una estética muy publicitaria,  The Sopranos nos daba cada semana un NYC de suburbios con una mezcla clara del lenguaje creado por Scorscese, ambas con el sello indiscutible del realero de HBO. Y más recientemente The Strain parece más a un cuento del  Anne Rice y sus fotogramas sureños pero con una carismática aunque terrorífica ambientación de los más diversos universos de esa ciudad, en términos de la producción de las casas que se sostienen a FX. Sin embargo esta adaptación de la serie de la BBC grabada en Londres, HBO se la dio a Jame Gandolfini  (protagonista de The Sopranos) y este a su vez se buscó a sus grandes amigos Richard Price que escribió parte de la no menos hipnótica The Wire y la bestia de experimentado y galardonado guionista de Hollywood Steven Zaillian quien es conocido por cosas como The Shindler’s  List, Misión Imposible o Gang of New York. Reempacando el éxito de los ingleses en la NYC de hoy.

La historia de este show es mínima, ínfima y me atrevería a decir que hasta aburrida. Es la del tipo bueno que le pasa todo lo malo y que accidentalmente se mete en un peo donde no queda que acusarle y juzgarlo. Pero cada capítulo te cuenta es un juicio a tus prejuicios como espectador, es una ametralladora de fotos con acentos al punto que pareciera que estuvieras encarcelado como cada uno de los personajes, en sus destinos. A pesar de ser un drama sin escatimar en su fascinación por la morbosidad de cada ambientación no es eso el verdadero decreto de su razón de ser. Turturro en el papel del abogado de la causa parece a Pacino resumiendo su currículo, Riz Ahmed parece más normal que yo, y otros negros y blancos hacen de su papel un universo posible en esa ciudad, en esa cárcel, en este sistema de injusticias que cultivamos. La música expone conscientemente la nutrida virtud que tenemos los seres humanos de tratar de adivinar el futuro cuando nos es tan previsible, pero nos miente porque los prejuicios son más agravados cuando no los reconocemos, como si fuera tan fácil como hablar de cómo creemos que es NYC, aunque no la hayamos pisado jamás.

#cosasquepasan #thenightof #hbo #jamesgandolfini #bnw #nyc #television #frankastellanos #podcast #martes #inlove #thewire

fmcdnyc027

Otras cosas de NYC